Policial

Pibe baleado en una fiesta familiar

bfgdh
Escrito por Administrador

El suceso ocurrió el último domingo en una quinta situada en las calles Canning y Juan Cruz Varela, en Tortuguitas, donde se reunieron más de 30 integrantes de la familia. Mientras los chicos jugaban, los más grandes charlaban en una mesa grande y se dedicaban a comer y a tomar alcohol. Según relataron testigos “el tío del nene estuvo bebiendo durante todo el día, en un momento dado se enojó y sacó un arma”.
“Nos invitaron a pasar una jornada en familia y nos pareció lindo pasar el día a la luz del sol en una quinta junto a nuestros familiares. Llegamos y pasamos la tarde riéndo mientras los chicos estaban jugando. Cuando empezó a anochecer, notamos que el tío de mi hijo comenzó a enojarse y a gritar. No entendíamos qué estaba pasando, lo único que sabíamos es que ese hombre había estado tomando todo el día”, dijo Alejandra Orellana, la madre del pequeño.
Continuó: “Su esposa y sus hijos intentaron contenerlo, le pidieron que por favor se vaya a acostar. Nosotros, nos asustamos y nos empezamos a ir. Sin embargo, este hombre sacó un arma y descargó todas sus municiones. Dos de los proyectilos impactaron en el cuerpito de mi hijo de 14 años: uno entró por estómago y salió por la espalda, el restante aún lo tiene alojado en el brazo”.
Una vez que vieron a Antonio desplomado en el suelo desangrándose, sus padres y hermanos lo sujetaron de inmediato y lo subieron a una camioneta con el fin de llevarlo al centro médico. En medio del camino, se cruzaron con una ambulancia.
“Me bajé de la camioneta cuando vi la ambulancia, empecé a gritar desesperada, les pedí ayuda, frenaron y llevaron a mi hijo al hospital de Trauma, donde permanece internado en estado reservado”, detalló la madre del pequeño.
Según detallaron los profesionales de la salud, Antonio permanece internado en estado de gravedad y la bala que ingresó en su estómago provocó un grave daño en sus órganos e impactó en las últimas tres vertebras de la columna. “Mi hijo no puede mover las piernas y todavía tiene un proyectil incrustado en su brazo. Mientras tanto, su agresor está libre”, mencionaron.
En tanto, el acusado, un hombre identificado como Lorenzo, quien se desempeñaría como empresario, se fue de su casa y permanece prófugo. “Sabemos que está libre porque está utilizando su celular como si nada hubiese pasado. Incluso, se comunicó con nosotros a través de WhatsApp. Le pidió perdón a mi marido pero no se entrega”, manifestaron.

Fuente: Diario Crónica

Sobre el autor

Administrador

Leave a Comment