Sociedad

Maquinista salvó la vida de una niña

2_2_crop1556378058704.jpg_1734428432
Escrito por Administrador

El último miércoles, Sebastián González tripulaba la formación del Belgrano Norte rumbo a Tortuguitas, cuando faltaban ochocientos metros para arribar a la estación. En el kilómetro 39,5, advirtió la presencia de un “bulto” apostado entre las vías, que le llamó la atención, razón por la cual alertó a su ayudante.
“Lo diviso yo primero, era de una forma rara, parecía algo que no era habitual. Cuando comienzo a acercarme a 60 kilómetros por hora, me percato de que era una beba en cuclillas, y veo que se paró y confirmamos lo que presentíamos: que era una persona”, contó Sebastián. No obstante, el maquinista reconoció que “en principio no nos cerraba que fuera tan chiquita, pensábamos que era una persona que intentaba suicidarse”.
Ante esta situación, ambos trabajadores comenzaron aplicar los mecanismos propios del frenado de emergencia, incrementando los esfuerzos para detener a tiempo la unidad ferroviaria. González confesó que “fue un momento de desesperación porque el tren no paraba, y ya estaba en el radio de la locomotora. Por suerte, salió solita, si no la tocábamos”.
Mientras intentaba superar el susto, ya con la beba, de un año y medio, apartada de los rieles, lo impulsó a descender de la formación para abrazar y contener a la criatura. Pero, en ese momento, “salió una chica, de unos 14 años, y se la llevó corriendo” en dirección a un asentamiento ubicado en los terrenos linderos a las vías. En referencia a ello, Sebastián consideró que “si bien no sé lo que pasó, sospecho que fue un descuido de esta joven. Ojalá la nena cuando sea más grande no se entere de lo que pasó, porque pudo haber perdido la vida”.
Posteriormente, el tren continuó su trayecto rumbo a Retiro, y mientras uno de sus tripulantes lo conducía, la mezcla de impresiones lo invadían. “Sentía desesperación, es una sensación indescriptible, lo único que rogás es que pare. Me ayudó mucho el saber que algo no estaba bien, porque si bien es una zona donde tiran basura, esto era algo no habitual, eso nos permitió actuar a tiempo”, expresó Sebastián.
Justamente él, tras finalizar su jornada laboral se dirigió hacia la zona, en busca de la pequeña, para interiorizarse cómo se encontraba y ponerse a disposición de sus seres queridos, ante cualquier necesidad. Sin embargo, no tuvo suerte, profundizando su anhelo de poder conocerla.

Fuente: Diario Crónica

Sobre el autor

Administrador

Leave a Comment