Política

Fernández: “Vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina”

79267588_2598974886992538_4123067388960702464_o
Escrito por Administrador

Alberto Fernández juró por un mandato de cuatro años en una ceremonia donde el mandatario saliente, Mauricio Macri, le traspasó a su sucesor los atributos presidenciales. Así también lo hizo Cristina Fernández de Kirchner.
La vicepresidente Gabriela Michetti abrió la sesión a las 11.16 y, tras leer el secretario parlamentario, Marcelo Fuentes, la resolución del acta de proclamación, conformaron las comisiones de Exterior e Interior que recibirán a Fernández y Fernández de Kirchner.
Luego de que Cristina Fernández le diera la palabra, Alberto Fernández brindó su primer discurso como Presidente de la Nación: “Desde la humildad y la esperanza de los millones de compatriotas que me votaron vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina”. Convocó a crear “una Argentina unida a una nueva mirada de humanidad que reconstruya vínculos sociales” y se refirió la existencia de “grandes muros que tenemos que superar para poner al país de pie”.
En materia económica, volvió a condenar “la aventura de la fuga de capitales que destruyó” la industria y la producción nacional. “Pasamos del estancamiento a caída libre”, dijo y anunció que el Presupuesto que el macrismo envió en septiembre pasado “no tendrá tratamiento parlamentario. “Sus números no reflejan ni la realidad macroeconómica, ni las realidades sociales, ni los compromisos de deuda que realmente han sido asumidos”, resaltó.
Dijo que, por el contrario, enviará al Congreso su propio proyecto aunque no precisó la fecha. “Un presupuesto adecuado solo puede ser proyectado una vez que la instancia de negociación de nuestras deudas haya sido completada” y que “hayamos puesto en práctica un conjunto de medidas económicas, productivas y sociales para compensar el efecto de la crisis en la economía real”.
Con respecto a la relación con el FMI, remarcó que “el país tiene la voluntad de pagar, pero carece de capacidad para hacerlo” y responsabilizó de ello al gobierno saliente y a los acreedores que “invirtieron en un modelo que ha fracasado en todo el mundo una y otra vez”. “No vamos a repetir la triste historia de las misiones de técnicos imprudentes que prometen planes que no pueden cumplir”.
El presidente ratificó que el combate al hambre será el primer problema en su lista de “ética de las prioridades y las emergencias”. “Más de 15 millones de personas están sufriendo de inseguridad alimentaria en uno de los países productores del mundo”, subrayó el mandatario, al resaltar que “toda al argentina unida le tiene que poner un freno a esta catástrofe social”.
Para eso, anunció el primer encuentro de trabajo en el marco del Plan Integral contra el Hambre. “Junto a todo el gabinete y personalidades de la sociedad civil, comenzaremos la acción que ponga fin a este presente penoso”, aseguró, al insistir en que “sin pan no hay presente ni futuro, la vida sólo se padece, no hay democracia ni libertad”.
Sin embargo, aclaró que no se soluciona solamente con poner a todos los argentinos un plato de comida en la mesa porque los más excluidos “necesitan también ser parte y comensales de la misma mesa grande de una nación que tiene que ser nuestra casa común”, lo que requerirá “reorientar prioridades en la economía”.
En el plano internacional, recalcó que “la Argentina no debe aislarse” del mundo sino tener “una relación integral y plural” con “relaciones madura”. Puntualizó que el rol de la Cancillería a cargo de Felipe Solá “estará concentrada en conquistar nuevos mercados”.
En materia regional, afirmó que América latina “es nuestro lugar común” y sostuvo que con ese criterio “vamos a robustecer el Mercosur” que quedó marginado durante el gobierno de Mauricio Macri. “Seguimos apostando por una América Latina unida para insertarnos al mundo.”
También le dedicó un párrafo particular a Brasil, país con el que “tenemos una agenda ambiciosa” que durante su gobierno “será honrada”. Y sin mencionarlo a Jair Bolsonaro, recalcó que esa relación debe ser respetada “más allá de las diferencias de quienes gobiernan en la coyuntura”.
Las primeras palabras de Alberto Fernández fueron un llamado al fin de la grieta y las divisiones ideológicas de la sociedad. “Vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina”, puntualizó y dejó clara cuál será el eje de sus políticas en un marco de “emergencia social”: “Es tiempo comenzar por los últimos para después llegar a todos. Este es el espíritu del tiempo que inauguramos”.
Alberto Fernández ratificó “el imprescriptible reclamo por la soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos e insulares”. Dijo que se honrará “la memoria de quienes cayeron” la guerra de 1982 y remarcó que se buscará “la resolución pacífica del diferendo” sobra la base de las declaraciones de Naciones Unidas al respecto. “No hay más lugar para colonialismos en el Siglo XXI.”
Al respecto, anunció que convocará a la creación de un Consejo con participación todas las fuerzas políticas, Tierra del Fuego, representantes del mundo académico y de los excombatientes, que tendrá como objetivo “diseñar las estrategias que permitan conducir con éxito el reclamo, más allá de los calendarios electorales”.
El presidente afirmó que el contexto actual reclama “enfáticamente” esfuerzos para poner “en un primer plano los derechos de las mujeres”. “Quiero ponerme al frente de sus demandas”, definió. En ese sentido, también adelantó que a partir de distintos instrumentos intentará acabar con las desigualdades de género, políticas y culturales. “Pondremos el énfasis en todas las cuestiones vinculadas al cuidado ya que la mayor parte del trabajo doméstico recae en las mujeres”, prometió.
“Ni una menos debe ser una bandera de toda la sociedad y de todos los poderes de la república”, sintetizo. El presidente destacó que el estado tiene “el deber” de reducir drásticamente la violencia contra las mujeres hasta su total erradicación. También aclaró que “abrazará a quienes sean discriminados” y que cualquier tipo de discriminación “debe volverse imperdonable”.
El presidente cuestionó que durante la gestión de Macri el presupuesto en esta área “bajó un 45 por ciento”. “La desatención que padeció la salud esta a la vista”, enfatizó al hablar puntualmente de las “enfermedades que creíamos desterradas y que han vuelto a aparecer”, como el sarampión.
“Arbitraremos las medidas pertinentes para que nuestros hijos sean vacunados, para que en los hospitales no falten insumos y para que los remedios lelgan a nuestros abuelos de menos ingresos de modo gratuito”, prometió.
Aseguró su total compromiso durante su gobierno de “garantizar la absoluta transparencia en la gestión de los recursos destinados a la obra pública”, al anunciar un sistema que transparentará todas las licitaciones públicas y permitirá a los ciudadanos “monitorear los avances y denunciar irregularidades”.
Al ponderar el nuevo Ministerio de Vivienda y Hábitat, destacó que “es inadmisible pensar que millones de argentinos no tengan un techo bajo el cual guarecerse”, por lo que creyó que era conveniente crear la nueva cartera “para dar solución a las carencias”.
“En tiempos de operaciones de intoxicación con noticias falsas a través de las redes sociales, necesitamos más que nunca de medios vibrantes, comprometidos con la información de calidad”, indicó Fernández para referirse a cómo será su relación con las empresas periodísticas y el periodismo, a quienes garantizó el derecho de libertad de expresión.
Dijo que hará una convocatoria para la reforma del sistema de adjudicación de la pauta publicitaria oficial. “Queremos una prensa independiente del poder e independiente de los recursos que la atan al poder”, sentenció.
Para ello, anunció, que habrá cambios en los criterios con que se otorgan las pautas. A partir de ahora, la propaganda será “para servir al mejoramiento de la calidad educativa” y los avisos serán negociados con las empresas, no con programas. “No habrá pauta del Estado para financiar programas individuales de periodistas. Sólo se destinará a instituciones periodísticas” porque “las cuentas claras conservan la amistad y el respeto”, remarcó.

Sobre el autor

Administrador

Leave a Comment